Numeros camiseta barcelona


Guiu, que se unió al FC Barcelona con tan solo siete años, en la etapa de prebenjamín, saltó al terreno de juego en el minuto 79 y en el primer balón que tocó desató la alegría en el Estadi Olímpic Lluís Companys. Si Leo Messi es una auténtica estrella con el balón en los pies, también lo es fuera del terreno de juego. Disparo de Benzema desde la frontal que golpea en Koundé y el balón sale a saque de esquina. También pesó el sentimiento de injusticia que tuvo Maradona ante la sanción, y su hartazgo respecto a los árbitros y las autoridades futbolísticas españolas. A pesar de la baja de cuatro meses a causa de la hepatitis, la temporada 1982/83 se cerró bien, con dos títulos, y Maradona considerado una de las grandes estrellas del fútbol español. Aunque en un principio el Barcelona aceptó el partido, luego les confirmó a los italianos que Maradona no podía asistir porque estaba «enfermo», aunque en realidad querían evitar una posible lesión, que se había vuelto un problema constante para Diego en el club español.

A pesar de eso, aquel partido supuso el punto final de Maradona en el Barcelona. Sin embargo, el 24 de febrero de 1985, en una jornada ante Lazio se produjo un punto de inflexión en el equipo, gracias a la descollante actuación de Maradona, que anotó un hat-trick, que incluyeron un gol olímpico y de vaselina. El 26 de ese mismo mes ganó la Copa de la Liga, también frente al Real Madrid, siendo Diego Maradona el autor de un gol en cada uno de los dos partidos de la final. El último partido fue el 6 de febrero frente a River, el que finalizó con una derrota. Días después de su recuperación, el 10 de abril jugó su primer superclásico frente a River, en La Bombonera. El Campeonato Nacional de 1981 fue un fracaso, ya que el equipo cayó en los cuartos de final frente a Vélez Sarsfield. “En el vestuario estamos centrados en el juego, en el partido, en nosotros, no vamos a hablar de los árbitros”, añadió el portero merengue, que auguró un partido complicado contra “un equipo que va a poner las cosas difíciles, pero venimos con confianza y lo que nos importa es llevarnos los tres puntos”.

Tras el escándalo originado varios jugadores fueron fuertemente sancionados: la Federación Española de Fútbol impuso a Maradona una sanción de tres meses sin poder jugar en las competiciones españolas. Sin embargo, la federación española decidió retirar la sanción al argentino. Esa sanción que lo alejaba de los terrenos de juego españoles hasta diciembre de 1984, fue una de las razones que empujaron al presidente del Barcelona, José Luis Núñez, a aceptar una oferta del Napoli italiano para traspasar al argentino. Sin necesidad de embarcaciones ni instalaciones, los bajos de ese viejo pantalán hacían las delicias de los centenares de buceadores que se acercaban a disfrutar de las maravillas submarinas que allí se congregaban. A diferencia de su debut con Argentinos, esta vez se desquitó y, con dos goles suyos, Boca superó a su rival por 4 a 1. Maradona jugó ese partido infiltrado, ya que durante el último entrenamiento con Argentinos había sufrido una molestia muscular en su pierna derecha.

Sin embargo continuó jugando, hasta que el 8 de marzo se le detectó un pequeño desgarro que lo alejó de los estadios hasta el 29 de ese mes. La misma, disputada en el Estadio Santiago Bernabéu de Madrid el 5 de mayo de 1984, enfrentó al Barcelona con el Athletic Club, el vigente campeón de Liga, con el que los catalanes mantenían una dura rivalidad. El 24 de septiembre de 1983 se enfrentaron en el Camp Nou el Barcelona y el Athletic Club, en el partido correspondiente a la cuarta fecha de la Liga. La oferta original del Napoli era un partido amistoso ante el Barcelona, con la idea de verlo jugar a Maradona en Italia. La temporada 1983-84 empezó muy mal para Maradona. En 8 de los 19 partidos como visitante durante esta temporada el equipo recibió la friolera de 4 goles. Durante dos temporadas, el recién ascendido equipo andaluz roza el ascenso a Primera. Con el buen desempeño de la temporada 1984-85, los dirigentes se dieron cuenta de que podían pelear el título, por lo que decidieron mejorar la plantilla contratando a jugadores que habían tenido un buen desempeño, como Claudio Garella y Bruno Giordano, a quien Diego había intentado convencer durante sus enfrentamientos en la cancha y quien acabaría volviéndose uno de sus grandes socios en la delantera.

Si tiene alguna pregunta sobre dónde y cómo utilizar barcelona camiseta , puede llamarnos a nuestro propio sitio de Internet.